PEDIR CITA ☎ (+34) 932 04 13 00 ·  91 81 91 939

Síndrome metabólico y disfunción eréctil

Obesidad_Sindrome_Metabolico

El síndrome metabólico se caracteriza por un conjunto de enfermedades o trastornos analíticos que tienen un nexo patogénico común con repercusiones a nivel de todo el organismo. El concepto de síndrome metabólico se relaciona con la obesidad, y los procesos asociados como la diabetes tipo 2, hipertensión o dislipidemia, no son simples complicaciones de la obesidad, sino que constituyen por sí mismos trastornos y disfunciones que coinciden patogénicamente con este proceso.El síndrome metabólico se define como la presencia de al menos dos de los siguientes componentes: obesidad central, elevación de triglicéridos, HDL colesterol bajo, hipertensión arterial y diabetes.

El denominador común podría considerarse la resistencia a la insulina, responsable de la mayor parte de los trastornos y en especial de la hiperglucemia, hipertensión arterial, aumento de la producción hepática de VLDL y triglicéridos y la proliferación endotelial; todo esto favorecerá la lesión vascular y endotelial. Los mecanismos implicados en el daño endotelial observados en individuos con síndrome metabólico tienen especial interés por su nexo con la disfunción eréctil.

La disfunción eréctil es la discapacidad para tener y mantener una erección desde el inicio del acto sexual hasta el final. En la disfunción eréctil del síndrome metabólico, además de los factores mencionados en relación al daño del endotelio, seguramente tiene un protagonismo especial la andropenia o niveles bajos de testosterona, frecuentemente detectada en estos individuos. La obesidad se ha asociado con el hipogonadismo masculino y la disfunción sexual por varios mecanismos. Los niveles bajos de testosterona en los varones obesos se han asociado con niveles elevados de estrógenos producidos por el tejido adiposo a partir de la conversión de la testosterona por la aromatasa, la resistencia a la insulina, la inflamación sistémica, el riesgo cardiovascular asociado a los componentes del síndrome metabólico y las apneas del sueño.

Además, existen factores sociales y psicológicos, como la depresión y la insatisfacción por la imagen corporal, que pueden tener un impacto negativo en la función sexual en los varones muy obesos.

El manejo del síndrome metabólico debe realizarse desde una perspectiva integradora. Las recomendaciones generales más comunes propuestas para disminuir la disfunción eréctil en pacientes con síndrome metabólico son: el abandono del tabaquismo,  cambios en el estilo de vida (ejercicio físico y dieta), reducción del sobrepeso, cumplimiento estricto de las recomendaciones para el tratamiento de la diabetes, hipertensión arterial o dislipidemia. El déficit de testosterona a menudo asociado al síndrome metabólico requiere del tratamiento sustitutivo con testosterona y de la valoración y seguimiento por un endocrinólogo.

Dra. Mireia Mora – Endocrinóloga y Nutricionista en barnaclínic+

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chatea conmigo