¿Cómo tener una próstata saludable a los 50 años?

Aproximadamente, a los 50 años se dan una serie de alteraciones hormonales en los hombres que provocan que la próstata empiece a crecer paulatinamente. En la mayoría de los casos el crecimiento es benigno dando lugar a la conocida hiperplasia benigna de próstata (HBP), que es la patología más frecuente del aparato genitourinario en el varón que afecta a más del 50% de los hombres de 50 años y puede alcanzar una prevalencia del 88% a los 90 años. Sin embargo, en otros pacientes puede degenerar en cáncer de próstata.

 



Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en 2016 el cáncer de próstata es la tercera causa de muerte por tumores en varones en España (justo por detrás del cáncer de pulmón y del cáncer de colon). Por lo que el cuidado de la salud prostática es indispensable; cuidado que engloba el conocimiento, la prevención y el tratamiento de estas dos enfermedades bien diferenciadas.

 

Tanto para prevenir como para diagnosticar precozmente las patologías, a partir de los 50 años los hombres deben conocer y estar más atentos a estas manifestaciones.

 

SÍNTOMAS DE PROBLEMAS EN LA PRÓSTATA

  • Empiezan a orinar más veces de lo normal,, tiene que ir cada dos horas o dos horas y media al baño.
  • Empiezan a levantarse dos o tres veces o que no se levantaba y ahora lo hace.
  • La micción pierde fuerza.

 

 

Entonces, ¿cómo hay que cuidar la próstata? El primer paso es cuidar la alimentación, dejar el hábito tabáquico y reducir la obesidad aumentando el ejercicio físico. Es importante mantener una actividad física regular, evitar el estreñimiento, así como la restricción en la ingesta de líquidos por la noche y las micciones programadas.

 

Si hablamos de la HBP, se recomienda evitar los alimentos picantes y moderar o evitar la ingesta de bebidas con alcohol debido al efecto diurético e irritante que poseen a nivel vesical, influyendo negativamente en la frecuencia y urgencia miccionales, así como en la nocturia (micciones durante la noche).

 

 

Respecto al cáncer de próstata, no hay evidencias científicas que avalen un cambio de alimentación, aunque sí se sabe (basándonos en los pocos estudios que se han realizado al respecto) que el cáncer de próstata se vincula más con el consumo de grasas saturadas.

 

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pedir cita