Ondas de choque para la disfunción eréctil: ¿mito o realidad?

La terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad para el pene ha surgido recientemente como una nueva opción terapéutica en el tratamiento de la disfunción eréctil. Se trata de una opción muy innovadora y aún bajo estudio, por lo que aún no podemos afirmar con total seguridad su efectividad, pero los resultados actuales están siendo prometedores con estudios que revisan a cientos de hombres tratados con esta nueva técnica que han presentado mejoría significativa de función eréctil.

 



Además, este tratamiento es mínimamente invasivo, breve, indoloro y no requiere ningún tipo de analgesia, sedación o anestesia, ingreso ni período de observación tras cada sesión y por el momento no se ha descrito ningún efecto secundario importante.

 

 

Las ondas de choque son ondas de baja energía que viajan a la velocidad de la luz y se emiten desde un transductor que al aplicarse sobre los tejidos tiene efectos analgésicos, contribuyen a la relajación muscular y generación de  nuevos vasos sanguíneos mejorando la circulación. Dado que en la mayoría de pacientes que sufren disfunción eréctil esta es secundaria a una mala calidad de los vasos sanguíneos, la aplicación local de las ondas de choque provocaría la formación de nuevos vasos sanguíneos y por tanto una mejoría de la circulación peneana que puede devolver al varón la erección en esos varones cuya causa de la disfunción eréctil sea vascular

 

Aunque se están estudiando otras opciones (células madre, plasma de plaquetas…), la terapia de ondas de choque sería el único tratamiento factible que existe actualmente que podría ofrecer una cura definitiva para la disfunción eréctil. Sin embargo, debemos tener en cuenta que si bien la terapia con ondas de choque aborda la causa principal de la disfunción eréctil a nivel local (la mala calidad de los vasos sanguíneos promoviendo la formación de nuevos vasos), no corrige los factores de riesgo sistémicos como la diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia, por lo que los nuevos vasos formados van a volver a deteriorarse si no se les pone solución. 

 

 

En los próximos años, veremos que papel consigue el tratamiento con ondas de choque en la disfunción eréctil, pudiéndose convertir en la nueva solución definitiva para recuperar la erección. 

 

Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pedir cita