Nivolumab, un nuevo fármaco contra el cáncer renal

El cáncer renal es una patología relativamente frecuente, representando un 2-3% de todos los cánceres. El tratamiento de primera línea del cáncer renal es la cirugía, sin embargo, los pacientes que presentan un tumor avanzado con presencia de metástasis, suelen requerir terapia farmacológica complementaria.

 

Este pasado mes de noviembre se aprobó un nuevo fármaco para luchar contra el cáncer de riñón, el nivolumab (Opvido®). En estudios comparativos con tratamiento existentes, el nivulomab ha ofrecido resultados esperanzadores: mayor supervivencia y superior tasa de disminución de la masa renal.



 

Como hemos dicho, el cáncer renal es una patología bastante común, de la que existen diferentes tipos tumorales, siendo el más frecuente el carcinoma de célula renal clara. Algunos de los factores de riesgo que llevan a la aparición de dicha patología son el tabaco, la obesidad, la hipertensión o incluso algunas enfermedades hereditarias como el síndrome de Von Hippel-Lindau.

 

En la actualidad, una gran proporción de tumores renales se diagnostican accidentalmente durante una exploración radiológica llevada a cabo por otra patología. Esto es así, dado que los signos y síntomas del cáncer renal aparecen muy tardíamente (dolor lumbar, palpación de masa abdominal, sangre en orina (hematuria).

 

 

El tratamiento de primera línea es la cirugía, ya sea en forma de extracción total del riñón o sólo del tumor (esto depende del tamaño y localización del tumor, número de riñones del paciente, función renal que presenta, etc.).

 

Los pacientes que presentan un tumor localmente avanzado o con presencia de metástasis a distancia suelen requerir terapia complementaria a la cirugía. En este grupo encontramos los fármacos antiangiogénicos como sorafenib, sunitinib o bevacizumab. Estos fármacos atacan a la maquinaria de construcción de los vasos sanguíneos del tumor, evitando que éste se nutra.

 

 

No obstante, existe un subgrupo de pacientes cuyos tumores renales son refractarios a dichos tratamientos. En estos casos se utilizan otros fármacos como temsirolimus o everolimus (de la familia de los inhibidores de la mTOR).

 

El nivolumab ha mostrado una mayor supervivencia y una superior tasa de disminución de la masa renal que el everolimus

 

Como hemos dicho al principio, el pasado mes de noviembre, se aprobó el nivolumab (Opvido®), un nuevo medicamento que se añade a la batería de fármacos para tratar el cáncer de riñón. Se trata de un anticuerpo monoclonal que actúa modulando las células inmunitarias (linfocitos T) para que ataquen a las células cancerosas. La eficacia del nivolumab se ha probado frente al everolimus, mostrando una supervivencia significativamente mayor (una media de 25 meses frente a los 19,6 de everolimus) y una tasa de disminución de la masa renal también superior (21,5% frente a 3,9%).

 

Los resultados de los estudios con nivolumab (Opvido®) ofrecen nuevas esperanzas para tratar este tipo de tumores, cuyo manejo es complejo dada su refractariedad a tratamientos estándar.

 

Esperamos poder seguir informando de fármacos novedosos como nivolumab, que aportan luz a una patología como el cáncer. ¡Qué la investigación no decaiga!

 

 

Foto: GreenFlames09 – Fuente: Flickr

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pedir cita