PEDIR CITA ☎ (+34) 932 04 13 00 ·  91 81 91 939

El incremento de las ETS

El control de las enfermedades de transmisión sexual ha empeorado en los últimos años a raíz de la liberación sexual debido a un cambio en las relaciones íntimas entre personas. El aumento en la incidencia de esta enfermedad, porque una vez más no debemos olvidar que son enfermedades, es hoy por hoy un grave problema tanto en países desarrollados como subdesarrollados.

 

Tanto es así que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se infectan 448 millones de personas en todo el mundo de cuatro enfermedades sexuales curables: clamidia, sífilis, gonorrea y tricomoniasis. El hecho de que sean enfermedades tratables y curables (debemos someternos a largas tandas de antibiótico) hace que perdamos el miedo y le quitemos importancia a una enfermedad altamente contagiosa y en según que ambientes puede llegar a ser mortal.

 

 

El acto sexual sin protecciónconlleva riesgos más allá de un embarazo indeseado, así que no se trata únicamente de mantener relaciones sexuales usando la famosa “marcha atrás” debemos actuar seriamente y prevenirlas y eso solo lo podemos hacer nosotros mismos.

 

 

Dentro de los métodos utilizados para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, los únicos que han demostrado ser eficaces son los métodos de barrera, como el preservativo. Desgraciadamente, pese las ventajas de los métodos barrera la sociedad se resiste a generalizar su uso; sabemos que el uso de por ejemplo preservativos entorpece el acto sexual al interrumpir el acto para su colocación, lo hace menos placentero al alterar la sensibilidad del órgano sexual, por no hablar del sexo oral con preservativo. Pero seguramente sufrir una infección por clamidia o gonorrea, contagiarse de por vida del VIH o presentar verrugas genitales hará que te replantees el uso de métodos barrera.

 

 

Aparte del uso de los métodos barrera otra medida, sería la selección de personas de confianza con las que vamos a mantener relaciones íntimas así como la educación sexual de las nuevas generaciones.

 

Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chatea conmigo