Tabaco e hiperplasia benigna de próstata

El tabaco es un claro factor de riesgo para muchas enfermedades tanto cardiovasculares como respiratorias y se ha relacionado con diferentes tipos de cáncer.  A pesar de que está fuertemente demostrado, es poco conocido el papel dañino que tiene fumar en las enfermedades urológicas siendo por ejemplo un factor de riesgo en el cáncer de vejiga, de uréter, riñón o próstata .

 

Y no sólo influye en patología maligna urológica, si no que también se ha visto que afecta negativamente a la calidad de las erecciones siendo uno de los factores a tener en cuenta en el tratamiento de la disfunción eréctil.



 

 

Sin embargo, el rol del tabaquismo en la hiperplasia benigna de próstata no está tan claramente definido. Muchos estudios han intentado determinar si el tabaco ejerce una influencia negativa, neutra o incluso positiva sobre el prostatismo y los resultados son poco esclarecedores.

 

Los efectos que tiene del tabaco sobre el organismo que podrían afectar al desarrollo de la  HBP son los siguientes:

  • Tabaco y hormonas:  se ha constatado niveles más altos de de testosterona en fumadores, lo que tiende a asociarse a su vez con niveles más altos de dihidrotestosterona que es un factor  clave en el desarrollo de la HBP.
  • La nicotina provoca una mayor actividad nerviosa (sistema simpático) que contribuiría a un agravamiento de los síntomas urinarios.
  • Además, fumar “estropea” los vasos sanguíneos lo que fomenta mala circulación que contribuye a la inflamación y crecimiento de la próstata.

 

 

A pesar de que los estudios no han conseguido determinar de forma clara el papel negativo que ejerce el tabaco sobre la hiperplasia benigna de próstata, son tantos y tan graves los efectos dañinos demostrados que provoca sobre el resto del cuerpo que, lo más razonable independientemente de su influencia sobre el prostatismo es DEJAR DE FUMAR.  

 

Aunque en este caso no es el urólogo en concreto quien mejor te puede ayudar, no dudes en recurrir a tu médico de confianza para que te ayude a dejar de una vez por todas este pésimo hábito.

 

 

Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pedir cita