Fimosis pasados los 50

Cuando se habla de fimosis todo el mundo piensa en niños pequeños o adolescentes jóvenes, ya que esta patología es típica de estas edades. De hecho, el prepucio está más o menos adherido al glande durante los primeros años de la vida, despegándose posteriormente de manera progresiva.  Si esto no sucede, muy probablemente acaben en las consultas de pediatría para valorar la circuncisión.

 



Pero la otra cara de la moneda son los pacientes que han tenido penes no circuncidados toda la vida, sin problemas para retraer el prepucio tanto en reposo como en erección, y que a partir de los 50 años comienzan a notar dificultades para realizar tal función. ¿Es esto normal?

 

 

La fimosis en edad adulta es más frecuente de lo que pensamos. Patologías como la diabetes predisponen a que, con los años, los tejidos se vuelvan menos elásticos, incluyendo la piel del prepucio. Otras afectaciones más típicas de la urología, como la balanitis xerótica oblíterans (liquen escleroso) son causa frecuente de aparición de fimosis en edades avanzadas. Ésta en concreto se trata de una inflamación del glande que produce adherencias entre éste mismo y el prepucio, sequedad y endurecimiento de la piel del prepucio. Su aspecto puede llegar a confundirse con el cáncer de pene, por lo que siempre hay que consultar con un experto.

 

«La fimosis en edad adulta es más frecuente de lo que pensamos. La diabetes predispone a que, con los años, los tejidos se vuelvan menos elásticos, incluyendo la piel del prepucio.»

Dr. Eduardo García-Cruz

 

 

La fimosis en edades avanzadas suele ser causa de infecciones uro genitales de repetición (por hongos mayormente). Por ello se recomienda su intervención mediante la circuncisión. Si te está sucediendo, consulta con tu urólogo para buscar solución antes de que orinar y mantener relaciones sexuales se convierta en una proeza.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pedir cita