Uso del extensor de pene en la enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie es debida a la formación de unas placas fibróticas (como cicatrices) ya sea en los cuerpos cavernosos o en la túnica albugínea que los rodea que actúan ejerciendo tracción del tejido y dando lugar a una curvatura durante la erección y en ocasiones acortamiento del pene.

 



Existe una fase activa que es la de formación de la placa durante la cual predomina el dolor y la inflamación que dura unos 6-18 meses, posteriormente la placa fibrótica se estabiliza desapareciendo la inflamación donde predomina la incurvación y en ocasiones dolor.

 

El extensor de pene es un dispositivo mecánico que se coloca desde la base del pene hasta el surco subcoronal manteniendo el pene recto y extendido. Este dispositivo se conoce ampliamente por sus usos para alargar el tamaño del pene, pero actualmente también se emplea en el tratamiento de la enfermedad del Peyronie o del pene curvo.

 

 

El empleo del extensor de pene para la Enfermedad de Peyronie es relativamente reciente, y a pesar de que aún no existen estudios científicos robustos, los resultados aportados por diferentes grupos de uroandrólogos que han complementado el tratamiento de sus pacientes afectos de la enfermedad del pene curvo con el empleo de estos dispositivos, son satisfactorios. El potencial beneficio del uso del extensor de pene en la Enfermedad de Peyronie es fácil de entender:

 

  • En la fase aguda-subaguda: si durante el proceso agudo de formación de la placa empleamos un dispositivo que obliga a mantener el pene recto, la cicatriz final y por tanto la curvatura peneana serán menores.
  • En fase crónica: una vez estabilizada la placa, la curvatura ya está establecida el extensor de pene dificultosamente podrá modificarla. Sin embargo, realizado conjuntamente con el tratamiento con Xiapex, se consigue retroalimentar y potenciar ambos tratamientos.

 

La  combinación del empleo del extensor de pene juntamente con los ejercicios de modelación (ver post anterior “rehabilitación peneana”) podría considerarse como tratamiento tanto en fase aguda como en fase estable antes de plantear pasar por quirófano. Cómo todos los ejercicios de rehabilitación, se debe ser organizado y constante para obtener resultados. Se recomienda realizar diariamente los ejercicios de modelación y usar el extensor peneano por un  mínimo 3 meses – 6 meses.

 

 

Es importante si crees que sufres enfermedad de Peyronie, que antes de usar tratamientos por tu cuenta consultes a un uroandrólogo especialista para que establezca el diagnóstico y diseñe el mejor tratamiento para tu caso concreto.

 

ESPECIALISTAS MÁS CERCANOS

Especialistas en Peyronie

Haz clic para abrir un mapa más grande

 

Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pedir cita