PEDIR CITA ☎ (+34) 932 04 13 00 ·  91 81 91 939

¿Cómo educar a nuestros hijos para ayudar en la prevención de ETS en los adolescentes?

Se insiste encarecidamente a diario en la importancia de la educación sexual, es importante dejar a un lado el tabú del sexo y hablar libremente en casa y en las aulas de las relaciones sexuales, debemos enseñar tanto lo bueno y lo malo del sexo. Por un lado, es importante saber cómo disfrutar del sexo y por otro lado debemos informar de los riesgos que entraña el acto sexual desde un embarazo no desado a el contagio de una enfermedad de trasmisión sexual.

 

La educación debería comenzar en casa, pero los programas educativos de los colegios también son importantes. De la misma manera en que las escuelas son un entorno fundamental en la preparación académica de los estudiantes, también contribuyen de manera vital a ayudar a los jóvenes a responsabilizarse por su propia salud. El inicio de la vida sexual activa a una edad temprana tiende a aumentar la cantidad de parejas de la persona y, en consecuencia, también lo hace el riesgo de él o ella de contraer una ETS.

 

 

Biológicamente, las niñas jóvenes son más susceptibles a la infección. Aunque no podemos controlar las acciones de nuestros hijos adolescentes o preadolescentes, sí podemos ayudarlos a que entiendan los riesgos de una vida sexual activa y que se protejan con métodos anticonceptivos habitual en el momento del sexo.

 

Muchos jóvenes tienen comportamientos sexuales de riesgo que pueden ocasionar resultados inesperados en la salud. Por ejemplo, entre estudiantes de educación secundaria en España encuestados en el 2013 se encontró lo siguiente:

  • El 47 % había tenido relaciones sexuales por lo menos una vez.
  • El 34 % era sexualmente activo en esos momentos.
  • El 15 % había tenido cuatro o más parejas sexuales en su vida.

 

No debemos pensar que nuestros hijos están lejos de estos porcentajes, por lo que es importante hablar en casa del sexo con libertad y sin prejuicios para prevenir y proteger a nuestros menores.

 

En España existe un documento oficial del Ministerio de Educación llamado “Programa en Educación Sexual, Afectividad y Género”, cuyo objetivo es entregar nociones generales a los establecimientos educacionales para que cumplan con lo exigido en la ley N° 20.418. Dicha normativa establece que “toda persona tiene derecho a recibir educación, información y orientación en materia de regulación de la fertilidad, en forma clara, comprensible, completa y, en su caso, confidencial”.

 

 

Frente a las cifras de aumento de ETS y además el embarazo adolescente, resulta evidente que la ley N° 20.418 ha sido ineficiente. Primero, porque la responsabilidad de construcción e implementación de un programa de educación sexual recae únicamente en los colegios, especialmente sus profesores y profesoras y existe un vacío en la etapa de formación docente.

 

Por lo tanto, aparte de que es necesario que el Estado se haga cargo en impartir programas de salud sexual de acceso gratuito efectivo para todos, garantizar exámenes y tratamientos, además de campañas de prevención para combatir el VIH, otras ETS y el embarazo no deseado en casa todos debemos contribuir hablar de sexo con facilidad.

 

Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chatea conmigo