¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Disfunción eréctil y depresión

Se conoce como disfunción sexual la dificultad durante cualquier etapa del acto sexual que envuelve el deseo, la excitación, el coito, resolución y orgasmo que evita al individuo y su pareja el disfrute de la actividad sexual.

 

Estos trastornos afectan a hombre y mujeres e incluyen desde la falta de libido y deseo sexual, la aversión sexual, imposibilidad de alcanzar el orgasmo, falta de lubricación, eyaculación precoz o disfunción eréctil entre otros. El impacto de estos trastornos en la esfera sexual puede trascender a otras aspectos psicoemocionales de la vida del paciente, pareja y su familia. En los pasados años, varios estudios han encontrado la existencia de una asociación entre la depresión y la disfunción sexual tanto para hombres como para mujeres.

 

La disfunción eréctil implica incapacidad persistente para alcanzar y/o mantener una erección suficiente que permita un rendimiento sexual satisfactorio, lo que  puede tener un efecto negativo en la calidad de vida. Numerosos estudios se han centrado en la asociación entre la disfunción eréctil y depresión, recientemente un grupo Chino liderado por el Dr. Liu ha revisado y agrupado los resultados de los estudios sobre este tema de los últimos 20 años con casi 170.000 pacientes,  llegando a la conclusión que:

  • La depresión aumenta el riesgo de disfunción eréctil en un 39% , siendo la de 1,39 veces más frecuente en pacientes con depresión que en aquellos sin depresión.

 

 

  • La disfunción eréctil aumenta el riesgo de depresión en un 192% y siendo 2.92 veces más frecuente en pacientes con disfunción eréctil que en aquellos sin disfunción eréctil.

 

Así que ambas condiciones están estrechamente relacionadas de forma bidireccional, pudiendo asemejarse a un pez que se muerde la cola. Es por ello que frente a una de ellas, debe también descartarse y tratar si fuera necesario la otra.

 

Queda demostrado así el impacto que puede implicar la disfunción eréctil no sólo en la calidad de vida si no también el la salud psicológica del hombre que la sufre. Existen modificaciones del estilo de vida y numerosos tratamientos para poner fin a la disfunción eréctil y disfrutar de una vida sexual satisfactoria. Es por ello, que si sufres de problemas con la erección no debes dudar en consultar con un especialista que puede ayudarte a poner fin a esta desagradable situación.

 

Si necesitas un urólogo, puedes contactar conmigo aquí.

 

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.