CITA ☎ Montepríncipe, Madrid 91 81 91 939 · Tres Torres, Barcelona 93 20 41 300

Complicaciones tras la cirugía de cáncer de próstata

La prostatectomía radical es la cirugía que permite extirpar toda la glándula prostática y algunos tejidos alrededor de ésta con el fin de tratar el cáncer próstata. Esta intervención se realiza sobre todo en aquellos casos en los que el cáncer no se ha propagado más allá de la próstata. Y como en cualquier otra cirugía, la prostatectomía conlleva algunos riesgos como problemas de erección, dificultad para controlar la orina o estenosis uretral.

La cirugía del tumor de próstata puede realizarse vía abierta, laparoscópica o robótica.

Aunque es la intervención más frecuente existen algunos procedimientos alternativos, como la crioterapia prostática perineal, dirigidos especialmente a aquellos pacientes qe tienen un mayor riesgo quirúrgico y una edad avanzada.

Complicaciones y riesgos de la cirugía

Todos los procedimientos quirúrgicos conllevan un riesgo de complicaciones inmediatas, también en el caso de la prostatectomía. Entre las más frecuentes se encuentran las infecciones tanto de orina como de las heridas quirúrgicas, sangrados que requieran trasfusiones de sangre o reintervenciones y la fístula urinaria que suele resolverse de forma conservadora.

En cuanto a las complicaciones a mediano o largo plazo suelen aparecer tras el retiro de la sonda vesical. En este caso los riesgos habituales son la incontinencia urinaria de esfuerzos y la disfunción eréctil.

Uno de los principales efectos que produce la cirugía del cáncer de próstata es la falta de eyaculaciones. El principio oncológico se basa en la extracción de la próstata y las vesículas seminales, por lo que los pacientes dejan de tener eyaculaciones. Sin embargo, con una buena calidad de erecciones, se logra preservar el placer sexual y el orgasmo que será “seco”.

Por otro lado, el riesgo de tener una incontinencia urinaria severa es muy bajo. Generalmente la incontinencia urinaria es leve y suele mejorar incluso hasta después de un año de la cirugía. Sin embargo, está demostrado que esta mejoría clínica es peor en pacientes mayores de 70 años y en tumores muy agresivos.

Generalmente la incontinencia urinaria leve mejora con rehabilitación y ejercicios del suelo pélvico. Los pacientes con un grado más severo de incontinencia se podrán beneficiar con una cirugía reconstructiva del suelo pélvico, ya sea con lo colocación de una malla suburetral o un esfínter artificial.

El riesgo de padecer algún grado de disfunción eréctil varía entre el 30 y 70%, incluso con la preservación de los nervios de la erección durante la cirugía,

Tras la prostatectomía radical existen diversos tipos de tratamientos escalonados para solucionar la disfunción eréctil. Entre estos se encuentran el tratamiento oral, las inyecciones intracavernosas, los dispositivos de vacío y por último la prótesis de pene.

La alternativa, la crioterapia prostática

La crioterapia es un tratamiento que “congela” la próstata y los nervios de la función eréctil, por lo que tiene un 95-100% de riesgo de desarrollarla. Sin embargo, suele ser un procedimiento que requiere menor tiempo de estancia hospitalaria.

Por lo que se refiere a las complicaciones de esta técnica, un bajo porcentaje de pacientes tendrán una disminución del tamaño del pene. Además, durante la cirugía existe el riesgo de lesión del recto, si esto ocurre hay posibilidad de tener que realizar una segunda cirugía para reparar la lesión.

Compartir
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chatea conmigo