Vacunas en urología

Hoy día vivimos muy asustados de patologías como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares, y nos olvidamos de otras que acosaban a nuestra raza no hace tantos años. Cuando se habla del sarampión o la viruela parece que se hace referencia a épocas remotas de la historia. Esto es algo que sobre todo le ocurre a la gente más joven que se ha criado en la cuna de los antibióticos, la medicina moderna y de las vacunas.

 

¿Sirven los arándanos para prevenir las infecciones de orina?

Las infecciones de orina son una consulta común en los centros de atención primaria y algunos servicios de urgencias. En algunos casos, se trata de un único episodio que se resuelve tras el tratamiento con el antibiótico correcto. Sus causantes más habituales son bacterias del tipo Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae o Enterococo faecalis. Con menor frecuencias se tratan de infecciones provocadas por hongos o por patógenos relacionados con infecciones de trasmisión sexual.

 

Las infecciones de transmisión sexual no son cosa de hace dos días…

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) no son exclusivas del siglo XXI, existen escritos que se remontan a la época clásica, y seguramente en la prehistoria ya existía el contagio de estas enfermedades porque no hay que olvidar que están relacionadas con la práctica sexual y el sexo es imprescindible para la procreación de la especie humana.

 

Lo que sí que hay que destacar es que actualmente existe una alta incidencia a nivel mundial con un notorio crecimiento en las últimas décadas.

 

¿Qué es la infección por gonorrea? La respuesta en 5 puntos

CONOCIENDO LA GONORREA

  • La bacteria Neisseria gonorrhoeae es la causante de la infección. Es la segunda enfermedad más comúnmente transmitida registrada (después de la clamidia).
  • Se puede propagar con cualquier tipo de actividad sexual. Por el contacto con la boca, a garganta, los ojos, la uretra, la vagina, el pene o el ano. Pueden proliferar en zonas corporales húmedas y cálidas.  Una mujer embarazada puede transmitírsela a su bebé durante el parto.

 

Enfermedades venéreas en periodo vacacional

Las enfermedades de transmisión sexual no se toman vacaciones, así que no bajes la guardia y recuerda que, justamente en este periodo de tranquilidad y ocio, es cuando estas infecciones presentan un repunte importante. El calor revoluciona el ánimo: la gente sale más a la calle, con menos ropa, las fiestas son más memorables y en ellas se respira un ambiente de mayor sexualidad

 

¿Cómo educar a nuestros hijos para ayudar en la prevención de ETS en los adolescentes?

Se insiste encarecidamente a diario en la importancia de la educación sexual, es importante dejar a un lado el tabú del sexo y hablar libremente en casa y en las aulas de las relaciones sexuales, debemos enseñar tanto lo bueno y lo malo del sexo. Por un lado, es importante saber cómo disfrutar del sexo y por otro lado debemos informar de los riesgos que entraña el acto sexual desde un embarazo no desado a el contagio de una enfermedad de trasmisión sexual.

 

¿Disminuye la circuncisión el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual?

Recientemente se han recogido datos alarmantes sobre el mal uso de métodos anticonceptivos en los encuentros íntimos entre adolescentes. El Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI) afirma que el 61.8% de los adolescentes de 15 a 19 años, sexualmente activos, no utilizaron ningún tipo de método anticonceptivo en su primer encuentro íntimo. Situación que eleva drásticamente el contagio de infecciones de transmisión sexual.

 

¿Qué sucede si la eyaculación es dolorosa?

La eyaculación que acompaña el orgasmo en el clímax de una relación sexual es una de las sensaciones más placenteras que el cuerpo puede experimentar. Durante el mismo se segregan sustancias como endorfinas u oxitocina que producen esa sensación de bien estar. Entonces, ¿cómo puede ser que una vivencia que debería ser disfrutada al 100% se convierta en una experiencia dolorosa?

 

¿Cómo puedo saber si tengo una enfermedad de transmisión sexual (ETS)?

Las estadísticas reflejan que 1 de cada 4 personas padece una enfermedad o infección de transmisión sexual. Además, 1 de cada 2 personas sexualmente activas contraerán una enfermedad de transmisión sexual antes de los 25 años, sin embargo, la mayoría no mostrará ningún síntoma.   [rev_slider alias="banner2"]   Entonces, ¿cómo podemos saber si tenemos una ETS?   Es una buena pregunta y la respuesta es sencilla: la única manera de saber con certeza si tenemos una ETS es ir a un centro de salud y hacernos el examen correspondiente.   Hoy en día podemos hacer una búsqueda por internet si creemos que hemos sido expuestos o hemos contraído una ETS, en internet tendremos información de los posibles síntomas, el tratamiento y otros detalles; pero pese a que esa información puede ser de gran utilidad no reemplazará el examen médico. Los test para las ETS son rápidos e indoloros, incluyen: 1-  Análisis de orina, para lo cual basta con...

Pedir cita